miércoles, 19 de septiembre de 2007

Dios, una palabra, mil misterios.

Me desconcierta tanto pensar que existe como que no existe.
Dios, sea o no sea, (esa es la cuestión), ¿Qué es?
Podría hablarse de un ser superior cuyas cualidades son las humanas (inteligencia, sabiduría, piedad, bondad, etc) multiplicadas al infinito.
Otros sostendrían la teoría de un creador, una divinidad para la humanidad. Y, como su creación, nos hizo a su imagen y semejanza. ¿O el hombre, en su orgullo, hizo a Dios a su imagen y semejanza?
De todos modos, surge la incógnita de si nosotros (hablando de la humanidad) creamos a Dios o él nos hizo a nos.
Pero algo sí es claro: sin nosotros Dios no existe. Pero, ¿sin Dios nosotros existimos?.
Voltaire sostiene que: "si Dios no existiera, habría que inventarlo".
En conclusión, prefiero equivocarme creyendo en un Dios que no existe; que equivocarme no creyendo en un Dios que existe.
Dios me perdone la duda.

2 comentarios:

marti dijo...

yo nash prefieor equivocarme no creyendo en un dios que existe.
mirá el cielo desde el techo lindo de tu casa ;)mañana.
nos vemos la semana que viene.eje

Marcos J. dijo...

Muy Bueno.

La creacion todos los días me dice que no me equivoco: Dios existe.